Con el objetivo de proteger ante riesgos y enfermedades que se generan a causa o con ocasión del trabajo, se creó en Chile, en 1968, el Seguro Social Obligatorio contra Riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales. Este seguro entrega coberturas por accidentes laborales, accidentes de trayecto y enfermedades profesionales.

La denuncia de un accidente o enfermedad laboral es responsabilidad del empleador y debe realizarla en un plazo máximo de 24 horas, contadas desde que conoció el hecho. Sin embargo, la denuncia hecha fuera del plazo por el empleador no priva al trabajador de los beneficios del seguro.

Financiamiento y costo del seguro

En el caso de los trabajadores dependientes, el financiamiento del Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales es de cargo del empleador. Es decir, es la empresa la que asume el pago de la cotización correspondiente.

Mientras, para lograr la cobertura y acceder a las prestaciones descritas, los trabajadores independientes que emiten boletas de honorarios aplican el autofinanciamiento del seguro mediante el pago de la cotización respectiva con cargo a la retención tributaria, pago que se efectúa en la Operación Renta de cada año.

En cuanto a los costos, estos pueden ser variables en función del riesgo presunto de la actividad que desarrolla la empresa. Así, la tasa de cotización base es de 0,93%, y esta puede aumentar en función del riesgo de la actividad que desarrolla la empresa. Por ejemplo, las actividades relacionadas con la agricultura y la ganadería pagan 1,7% de cotización sobre la renta imponible del trabajador, en tanto que en el rubro hotelero sólo cancelan la tasa base de 0,93%.

 ¿Qué es un accidente laboral?

Las enfermedades profesionales y los accidentes laborales son distintos, en materia de seguridad y salud del trabajo, de aquellos que tienen un origen natural o que se producen fuera del contexto laboral.

Cuando los trabajadores, hombres o mujeres, ven afectada su salud por razones que no son de origen laboral, se trata de un accidente o enfermedad común y que tiene su propio sistema de protección (FONASA, ISAPRES), el que será abordado en las siguientes páginas.

Ahora bien, ¿qué se entiende por un accidente laboral? Es aquél que ocurre al trabajador durante su jornada de trabajo, produciéndole incapacidad o muerte. Un accidente del trabajo puede ocurrir durante acciones gremiales, de capacitación o en el desarrollo de cualquier actividad relacionada con la labor que desempeña la persona.

¿Qué es un accidente de trayecto?

Los accidentes de trayecto son los que ocurren en el camino que efectúa el trabajador, tanto de ida como de regreso, entre la entrada de su casa o habitación y la entrada al lugar de trabajo.

Cuando el accidente se produce en el trayecto directo entre dos empleos distintos, también se considera accidente laboral. La responsabilidad de gestionar y derivar a la persona a un centro asistencial es del trabajo de destino.

¿Qué es una enfermedad profesional?

Una enfermedad profesional es la que tiene por causa directa el ejercicio del trabajo que realiza una persona, y que le produce una incapacidad o la muerte. Es decir, la calificación de enfermedad profesional exige una relación causal entre el quehacer laboral y la patología que provoca la invalidez o la muerte. De lo contrario, se la considera enfermedad común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *